Ilhabela tiene una superficie de 337,5 km², siendo la segunda isla oceánica más grande de Brasil, superada solo por la isla de Santa Catarina (Florianópolis). Su territorio cuenta aún con más de 12 km² distribuidos en las islas que componen su archipiélago. Su superficie está cubierta por el Bosque Atlántico, con el 83% de su área preservada por el Parque Estatal de Ilhabela, la ciudad es el hogar de la mayor reserva de Bosque Atlántico del planeta. Sus parques tienen las cascadas más bellas del estado de São Paulo. Hay más de 300 cascadas. La más conocida es la cascada de Toca, ubicada dentro de una antigua plantación de azúcar, hoy en día funciona como una especie de complejo acuático. Otras atracciones son las cascadas de Água Branca, Laje, Veloso, Três Tombos y Gato. La naturaleza de Ilhabela ofrece mucho más que su hermoso paisaje. La isla es conocida como la capital de la vela. El viento del canal ideal para la práctica del deporte atrae a Ilhabela los mejores y más importantes campeonatos de la categoría durante todo el año. El viento del este del canal Ponta das Canas es otra atracción, el mejor escenario en Brasil para el windsurf y el kitesurf. El surf es el atractivo de las playas de mar abierto, Castelhanos y, principalmente, Bonete, con las mejores olas de la costa norte de São Paulo. Otro de los atractivos del mar de Ilhabela es el buceo. Mar claro, buena visibilidad, vasta fauna marina y su mayor atractivo: más de veinte naufragios, siendo considerado el paraíso del buceo en naufragios. Además de sus atractivos naturales, Ilhabela tiene una gran red de bares y restaurantes bien estructurados. Sus principales playas y el centro histórico (Vila) tienen excelentes restaurantes, bares, pizzerías y una gran variedad de bares y discotecas. Por supuesto que no te puedes perder su encanto principal: sus playas paradisíacas. Hay 42 playas de diferentes estilos.